"Lo que comemos, respiramos, lo que usamos 
en la piel y hasta nuestras emociones, tienen el poder 
de cambiar, activar y desactivar nuestros genes de 
forma positiva o negativa ... cada uno de nosotros tiene 
el poder de prevenir y así impedir enfermedades”